DERECHOS LEGALES DE LOS DELEGADOS DE SINDICATO

Extractos del libro de Robert M. Schwartz son publicados aquí con el permiso del autor. 

Es una herramienta excelente para el entrenamiento de hablantes de español en cómo participar efectivamente dentro de los sindicatos para proveer representación a sus compañeros. 

Se puede pedir este libro en inglés o español a través de la siguiente dirección:

Worker Rights Press                                       678 Massachusettes Ave.                                Box 391887                                               Cambridge, MA    01239    

Excerpts from the book by Robert M. Schwartz are published on this site by permision of the author.

It is an excellent tool for training Spanish speaking workers in how to participate effectively in their unions in order to provide representation for  their fellow workers. 

Copies of this book in Spanish or English can be ordered at the following address:

Worker Rights Press                                           678 Massachusettes Ave.                                     Box 391887                                                         Cambridge, MA   01239    

DERECHOS LEGALES DE LOS

DELEGADOS DE SINDICATO

ROBERT M. SCHWARTZ  

ILUSTRACIONES POR NICK THORKELSON

WORK RIGHTS PRESS


 

ÍNDICE

Prologo  

Introducción

Capitulo 1:   La Ley Nacional de Relaciones del Trabajo

Capitulo 2:   Status Especial de Delegados de Sindicato

Capitulo 3:   El Proceso de Quejas y Agravios

Capitulo 4:    Derecho a Información del Sindicato

Capitulo 5:   Derechos Weingarten

Capitulo 6: Cambios Durante la Vigencia del Contrato: La Obligación de      Negociar  

Capítulo 7:   El Deber de Representación Justa del Sindicato

Capitulo 8: Antigüedad Mayor

Capitulo 9: Selección de Delegados del Sindicato

Capitulo 10: Legislación Laboral Adicional para Uso de Delegados

Glosario


INTRODUCCIÓN

ES usted delegado/a sindical, miembro de un comité u otro tipo de representante sobre quejas del sindicato?

Si esto es así, usted forma parle de un grupo extraordinario que se estima en más de 250.000 mujeres y hombres en 53.000 sindicatos en los Estados Unidos y Puerto Rico. Los delegados del sindicato representan departamentos, turnos y lugares de trabajo. Ellos supervisan los convenios colectivos, acon­sejan a Ios/as empleados/as sobre disposiciones del contrato, confrontan al patrón con puntos sobre seguridad y representan a los empleados en procesos de quejas.

EI trabajo de un delegado es importante y emocionante. Usted protege los empleos y el bienestar de sus compañeros empleados y usa sus habilidades como líder para construir el sindicato.

Sin embargo, la posición suya no está libre de peligros. Para ser efectivo usted debe protestar las acciones de la gerencia que violan el convenio colectivo, que son arbitrarias, o ilícitas, o amenazan la salud o seguridad de los empleados. Como reacción la gerencia puede intentar intimidarlo, hostigarlo o disciplinarlo.

Para evitar represalias, y ganar el respeto de la gerencia, usted debe estar bien preparado. Sus herramientas más valiosas son la solidaridad del sindicato, los derechos bajo el contrato y derechos bajo la legislación laboral.

Solidaridad del sindicato. Ésta es la militancia y determinación de los empleados que usted representa.  Dele­gado que es respaldado por un grupo unido, dispuesto a actuar si el delegado es atacado, tiene una libertad de acción significativa.

Derechos bajo el contrato. Un contrato del sindicato sólido prohíbe que discriminen en contra de actividades del sindicato, garantiza tiempo para asuntos del sindicato y les provee antigüedad mayor a los representantes del sindicato.

 

PRÓLOGO

este manual explica los derechos de los delegados del sindicato (también conocido como la unión) y sugiere maneras para hacerlos efectivos. El manual usa mi experiencia en la práctica de derecho laboral a favor de los obreros y en la dirección de programas de adiestra­miento para sindicatos.

El libro está diseñado para complementar tos manuales de delegados preparados por varios sindicatos. Sus metas son alentara los delegados a sentirse más seguros sobre su situación (estatus) y proveer herramientas legales para ayudarles en su trabajo.

Admitimos que usar la legislación laboral para luchar con la gerencia es una navaja de doble filo. Los retrasos, tecnicismos e influencias políticas pueden socavar los procesos legales. A veces los sindicatos descansan mucho sobre la ley cuando hubiesen tenido más éxito tomando acción a nivel del grupo,

Sin embargo, los sindicatos son más fuertes cuando exigen que se respeten sus derechos legales. Esto no siempre requiere cargos formales. A veces, insistir sobre un derecho legal ante un supervisor, gerente de planta u oficial de relaciones laborales, puede lograr acuerdos. El mencionar la probabilidad de cargos ante la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (National Labor Relations Board, NLRB) también puede ser efectivo. Si usted realmente radica cargos formales, considere medidas adicionales tales como las manifestaciones, las peticiones, campañas de autogestión y piquetes. La mejor estrategia combina la acción directa con acciones legales para ejercer presión máxima sobre el patrón.

Antes de tomar una acción basada en este libro por favor observe las siguientes advertencias:

No llegue a conclusiones precipitadas.  Los materiales, preguntas y respuestas en este manual se basan en las decisiones de la NLRB. Puede que usted se incline a suponer que una respuesta se aplica a usted porque su situación es similar a la descrita en la pregunta. Esto puede ser peligroso. Una simple diferencia en su lugar de trabajo puede alterar la aplicación de una norma legal. Más aún, las reglas bajo la ley laboral no son permanentes. La NLRB puede cambiar políticas ya asentadas. Por ejemplo, en los años 80 se debilitaron muchos derechos de los sindicatos como resultado de decisiones de miembros de la NLRB nombrados por el Presidente Ronatd Reagan. Los nombrados por el Presidente Bill Clinton, quienes asumieron sus puestos en 1994, probablemente los reviertan. Hasta donde le sea posible consulte con un abogado laboral, o a un oficial del sindicato con conocimientos sobre esto, antes de radicar cargos.

Asegúrese de que esté protegido/a. Este manual descansa en decisiones que aplican la Ley Nacional de Relaciones del Trabajo (National Labor Relations Act, NLRA). La NLRA se aplica a la mayor parte de los empleados del sector privado. Esta no cubre a empleados de gobiernos locales y estatales. Sin embargo, varios estados tienen legislación laboral para el sector público similar a la NLRA (excepto con relación al derecho a la huelga) y la legislación laboral estatal frecuentemente busca orientación en las decisiones de la NLRA. Verifique con la junta del trabajo de su estado para clarificar sus derechos y procesos de quejas.

Los/as empleados/as federales, de ferrocarril y líneas aéreas también están excluidos de la NLRA. Estos empleados están cubiertos por legislación laboral que es diferente a la NLRA en muchos aspectos. Los obreros agrícolas también fueron dejados afuera de la NLRA.

No espere que la ley conteste todas sus preguntas.

La NLRA regula cuatro áreas de las relaciones labora­les: organización, negociación, administración de con­trato y huelgas. Aun cuando cada uno de estos temas es importante para los delegados, este manual se concentra en la administración de contratos, especialmente en el manejo de quejas. Aun dentro de esta área muchos de los puntos no están cubiertos por la NLRA o cualquier otra ley. Por ejemplo, la NLRA no contesta preguntas como, "¿Cuál es el límite de tiempo para radicar una queja?" o "¿Pueden los delegados usar tiempo de trabajo para investigar quejas?" Las respuestas para estas preguntas y otras no cubiertas por la legislación laboral dependen del lenguaje del contrato, reglas del lugar de trabajo y prácticas anteriores.

No tome riesgos innecesarios. Aun cuando un derecho legal se aplica claramente a algo que usted está haciendo, o quiere hacer, es importante actuar con cuidado, especialmente si usted está considerando rehusar o no hacerle caso a una orden o regla de la gerencia. Si es despedido/a del trabajo, puede que pasen meses, y a veces hasta años. hasta que recupere su trabajo a través de medios legales. No ponga su empleo en juego a menos que su sindicato y compañeros de trabajo tengan el poder suficiente para evitar que la gerencia tome represalias en contra de usted.

 Aprecio los comentarios, sugerencias y críticas del lector. Usted puede escribirme (en inglés por favor) a; 20 Winthrop Square, Boston, MA 02110, o llamarme al (617) 695-1976. Cuando use este libro por favor recuerde el axioma "Si no sabe, aprenda. Si sabe, enseñe."

Robert M. Schwartz